Apocalypse soon logo
HOME

LOS EXPEDIENTES X

Apocalypse soon media
Apocalypse soon media

Apocalypse soon - blog
Días Extraños - blog
Días Extraños - Archivo

Apocalypse soon - Las Segñales del Final
Las Señales del Final


La Biblia - QQCQD


¿Cristiano?
¿Judio?
¿Gentil?

Declaracion de Fe
Objetivo
¿Que es todo esto?
Orient Express
Estado de la Iglesia
Sorpresa
De alta tecnología
Sectas
Los Expedientes X
Las Palabras Clave
¿Conciente?
La Iglesia Catolica
¿Rock Cristiano?
La Nueva Era

Sondeos
Contacto

Encarnacion: Porque Dios Haria Una Cosa Como Esa

de Peter Colon
Traducción por: Arcturo de Jesús


Velado en la carne la Divinidad mira,
Da la bienvenida a la Deidad encarnada!
Complacido como hombre con los hombres viviendo,
Jesús,nuestro Emmanuel.

-Charles Wesley

Cuando Jesús el Cristo vino a la tierra para morar en medio de los hombres, el evento único en toda la historia finalmente ocurrió - en la manifestación de Dios en la carne. Jesús, la eterna segunda persona del Dios trino, toma en sí mismo la humanidad (Jn. 1: 1,14). Encarnación es él termino usado para comunicar la doctrina esencial Cristiana, que tiene en su esencia el hecho que Dios nos ama tanto a nosotros que Él condescendió hacerse uno de nosotros y asi Él podría hacer por nosotros lo que nosotros no podíamos hacer por nosotros.

Las Escrituras enseñan que Dios tenia un propósito y planeo la encarnación antes de la fundación del mundo (1 P. 1:20; He. 10:5). Aun fue predicho en el Antiguo Testamento.
Isaias 9:6 nos dice “que un niño” (Mesías) nacería, una referencia a su humanidad; pero tambien nos dice, “un hijo nos es dado,” sugiriendo su propósito y divinidad. Además, este versículo dice que este niño sera llamado “El Dios Todopoderoso” y “ El Padre Eterno.” Jesús el Cristo poseyó un cuerpo humano pero con una gran diferencia: Él fue sin pecado. Las Escrituras son muy claras que El vino en “semejanza de carne de pecado” (Ro. 8: 3 agrego itálicas).
La pregunta que surge es, Porque Dios toma la fragilidad de la carne humana y mora en medio de los hombres? La Biblia afirma tres propósitos importantes para la encarnación

 

Para redimir a los pecadores
(Jn 6: 38-40)

De una manera insigne, Dios quería identificarse con la humanidad para asi proveer un sacrificio efectivo por nuestros pecados. Un poeta dijo una vez, “ El abandono la corte perpetua de luz y tomo con nosotros una casa de oscuridad y de barro”. La redención fue la razón divina para la encarnación. La transgresión de Adan y Eva en el Jardín del Edén condenaron a la humanidad a una naturaleza pecadora y activa (Ef. 2: 1-3) separándonos de nuestra relación con Dios. Entonces, para agregar mas miseria a la situación de desesperación del hombre, la Biblia nos dice, que el pago por el pecado es la muerte (Ro. 6: 23). En todo caso, sea que el mundo lo sepa o no, desesperadamente necesitamos un Salvador.

En los tiempos del Antiguo Testamento, el sacrificio de animales servia como una solución a corto plazo. Sin embargo, algo más grande y permanente se necesitaba. Dios se hizo carne para que Él pudiera morir una muerte física como el sacrificio final por nuestros pecados. Porque Jesús es Dios, Su única muerte y resurrección fueron suficiente para pagar por todos los pecados de la humanidad (He. 10: 1-9) “ hecha una vez para siempre” ( He. 10:10). Como dijo Jesús, “ Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.” (Jn. 12: 47). Pablo el antiguo maestro de Tarsos, no deja ninguna duda de la intención de la encarnación: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Ti.1: 15). Dios se hizo hombre para redimir a los pecadores perdidos. Un viejo himno por Cecil F. Alexander adecuadamente refleja este sentimiento:
No hay otro suficientemente bueno
Para pagar el precio del pecado;
Él, solamente podía abrir las puertas
Del cielo y dejarnos entrar.

 

Para regenerar a los pecadores
(Jn. 10:10)

Durante la II Guerra Mundial, un piloto en una misión de bombardeo en el Pacifico Sur se perdió y no podía encontrar su portaaviones. Su avión estaba fallo de gasolina; y el sabia que su tripulación tenia que aterrizar en una de las islas que puntean el océano, muchas de ellas eran habitadas por caníbales. El piloto estaba desesperado. Al tiempo que se acercaban a una isla, el navegante grito alto, “ Nosotros estamos bien; allá hay un campanario de una iglesia. Yo veo una cruz en el campanario!” Después, recordaba como sé sintió de aliviado cuando vio la iglesia, el piloto se convirtió al Cristianismo.

El navegante sabia que la iglesia significaba que había chance que los habitantes no fueran mas caníbales y que fueran gobernados por principios bíblicos. Este relato nos ilustra el segundo propósito de la encarnación: regenerar a los pecadores y destruir la influencia del Diablo en la humanidad (1 Jn. 3: 2).

Este mundo esta gobernado por los poderes de la oscuridad (Jn. 14: 30; 16: 11; Ef. 2: 2; 6: 12; Col. 1: 13). La encarnación desafía a Satanás en su propia arena:

Asi que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, El tambien participo de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenia el imperio de la muerte, esto es el diablo, y liberar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (He. 2: 14-15).

Desde que Dios encarno tomo la iniciativa de redimirnos otra vez a Él – y comprarnos del control de las garras de Satanás – El tambien tenia la prerrogativa de otorgar Su naturaleza sagrada a quienes creyeran y fueran salvos. Ser regenerados significa toda una nueva vida, una que refleje la imagen de Dios y su piedad. Dios, haciéndose carne, hizo posible que gente pecadora pudiera vivir vidas “abundantes” (Jn. 10:10), liberados del pecado y sus detestables consecuencias.

Lew Wallace fue un famoso general de la Unión Americana en la Guerra Civil y un genio literario. El y su famoso amigo ateo, Robert Ingersoll, una vez acordaron escribir un libro que destruyera para siempre el “ mito ” del Cristianismo—el “mito” principal es, que Jesús es Dios en la carne. Por dos años, Wallace recogió información de las más importantes librerías de Europa y América. El no fue mas lejos del capitulo dos cuando de repente se encontró a sí mismo de rodillas, llorando fuera de lo normal, “ Mi Señor y mi Dios.” Él había encontrado su evidencia, y el de una manera abrumadora y concluyente respaldo la deidad de Cristo. El no podía negar mas que Jesús el Cristo era el Hijo de Dios. Asi que Wallace abandono su proyecto y se convirtió a Cristo. Después él escribió una de las mejores novelas que se han escrito respecto al tiempo de Cristo, Ben Hur.

Solamente la encarnación pudo hacer posible este cambio y permitir que un pueblo pecador pueda vivir vidas llenas de Dios y centradas en Él. Las Escrituras declaran que Dios “ Él nos salva a nosotros, y nos llama con un llamado sagrado… Él abolió la muerte, y Él trajo vida he inmortalidad a la luz a través del Evangelio” (2 Ti. 1: 9-10). Dios se hizo carne para proveer una naturaleza divina dentro del hombre pecador y aplastar la autoridad del Demonio sobre la humanidad.

 

Para revelar el Dios Verdadero y personal
(Jn. 14: 9)

La Biblia nos dice que Dios creo al hombre a Su imagen y semejanza (Gn. 1: 26). Sin embargo mucha gente probablemente estará de acuerdo con la declaración, “ Nosotros creamos a Dios a nuestra imagen y semejanza.” Él filosofo Griego Aristóteles tenia ese sentimiento: “Los hombres crearon a los dioses a su propia imagen, no solamente respecto a su forma, sino tambien respecto a su modo de vivir.”

El pueblo, por naturaleza, son seres espirituales. La historia de la humanidad revela la búsqueda de conocer a Dios; pero ellos han sido engañados y confundidos, adorando “dioses” inventados por ellos. Los dioses Asirios y Babilonios eran bárbaros y brutales. En contraste, los muchos dioses Griegos, como Zeus y Júpiter, eran caprichosos, con frecuencia descritos peleando uno con el otro. Marte el dios inclemente de la guerra de los Romanos, incitaba a los soldados al salvajismo. Que triste es pensar de las muchas veces que se ha tratado, de una manera u otra aplacar esas deidades neuróticas y falsas del mundo antiguo.

Aun hoy, el Dios personal de las Escrituras sigue sin conocerse en muchas sociedades. Quizas Albert Einstein hablo para todos los escépticos cuando él dijo, “La idea de un Dios personal es un concepto antropológico el cual yo no puedo tomar seriamente.” Si solamente el y otros supieran que Dios diseña la encarnación para intimar con nosotros, y asi Él podría revelar claramente su amoroso y cuidadoso carácter. La encarnación prueba que Dios no se oculta, deseando que su pueblo lo encuentre. Al contrario, Él es el Dios de la revelación, y El mismo se ha hecho conocer a través de Jesús el Cristo (He. 1:1-2).

El fracaso de apreciar el significado de la encarnación ha causado que mucha gente tenga por una costumbre, sus ideas sobre Jesús. El antiguo dictador Soviético Mikhail Gorbachev redujo a Jesús a “el primer socialista, el primero en buscar una vida mejor para la humanidad.” A la gente le queda difícil aceptar que un carpintero Judío de una pequeña aldea pudiera ser realmente el Creador del universo. Pero cuando un discípulo de Jesús dijo, “ muéstranos el Padre,” Jesús respondió, “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn. 14: 8-9). La encarnación fue para traer luz a esos quienes permanecen en la oscuridad de su propia noción sobre Dios. (Jn. 12: 46).

Jesús le dijo a Poncio Pilatos, “ Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad” (Jn. 18: 37) – la verdad es que el Dios del Antiguo Testamento vino y se hizo carne para redimir la humanidad. Sin embargo mucha gente sigue rehusando en adorarlo a ÉL.

La humanidad de Jesús el Cristo no significa que Él fuera menor que el abundante Dios. El no fue en parte hombre, en parte Dios. El no era Dios disfrazado de hombre. La encarnación no significa que su naturaleza Divina se mezclo con su naturaleza humana para hacer de El un raro tipo de tercer ser. La posición fundamental de la fe es que Jesús el Mesías es totalmente Dios y totalmente hombre y que El vino a redimir, a regenerar pecadores y a revelar el verdadero Dios.

Un autor desconocido puso la importancia de la encarnación de esta manera:

 

Si nuestra mayor necesidad hubiera sido información, Dios nos hubiera mandado un Educador. Si nuestra mayor necesidad hubiera sido Dinero, Dios nos hubiera mandado un economista. SI fueran nuestras mayores necesidades el placer, Dios nos hubiera mandado un artista. Pero nuestra mayor necesidad era el perdón y la salvación, asi que Dios vino el mismo a través de la encarnación y nos suministro un Salvador

“ E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en la carne” (1Ti. 3: 16).

Cuando Jesús caminaba a través del Templo durante las fiestas de Hanukkah, algunos lideres religiosos le demandaron que declarara francamente sí Él era el Mesías - el Cristo. Parte de la respuesta de Jesús fue, “ Yo y el Padre uno somos” (Jn. 10-30). Ellos no interpretaron mal lo que Jesús estaba diciendo sobre Él, es decir que Él era Dios. La ley era clara. Demandaba la muerte para cualquiera que reclamara la deidad. Asi que “tomaron piedras” para apedrearlo a Él. (Jn. 10:31).

La reaccion a la encarnación no ha cambiado en 2000 años. Algunos siguen respondiendo, arrojando piedras con ira a la idea que Jesús es Dios hecho carne. No podemos decir mucho de aquellos determinados a negar la evidencia de las Escrituras. Del otro lado están, aquellos que verdaderamente entienden porque Dios Todopoderoso se presto a convertirse en carne y lo han aceptado a El cómo nuestro redentor personal. Ellos han experimentado el poder del cambio de vida por el Espíritu Santo en sus vidas, y pueden decir con confianza que ellos conocen el verdadero Dios vivo de la Biblia, y se pueden entregar de todo corazón y devoción a alabar El encarnado Dios-Jesús el Cristo.

 



k